Griselda Álvarez Ponce de León

María Teresa Fernández Aceves

CIESAS Occidente

(Guadalajara, Jalisco, 1913 – Ciudad de México, 2009)
Griselda Álvarez Ponce de León nació el 5 de abril de 1913 en Guadalajara, Jalisco. Proveniente de una familia liberal con fuerte tradición Juarista, en la que su bisabuelo paterno (1857) y su padre (1919-1923) fueron gobernadores, y su abuelo paterno prefecto político de Colima. Del lado materno, heredó una gran sensibilidad por el arte, las letras y la música. En la capital del país, Griselda se graduó como maestra normalista (1938); realizó su especialidad en la Escuela Normal de Especialidades (1949-1951) y estudió Letras Españolas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) (1968-1976).
A finales de la década de 1940 se incorporó al Partido Revolucionario Institucional (pri) y empezó su vida laboral como laboratorista de la Casa Cuna del Hospital General, donde conoció al que sería su esposo, el doctor Antonio Delgado Espinoza, con quien procreó a su hijo Miguel. Trabajó como profesora orientadora en el Museo Pedagógico Nacional (1953-1958). Por su excelente desempeño la promovieron a subdirectora, y después se convirtió en directora general de Acción Social Educativa de la Secretaría de Educación Pública (sep), donde impulsó cajas de ahorro escolar, cooperativas, guarderías, escuelas rurales, casas de cultura, bibliotecas, y buscó mejorar el nivel cultural, moral, económico y social de las mujeres por medio de los Centros de Acción Educativa. En la Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA) encabezó la Dirección General de Trabajo Social, donde fomentó los centros de bienestar social en el país. Durante el sexenio de Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) encabezó la Dirección de Prestaciones Sociales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Desde este puesto le dio un gran impulso al teatro, al deporte y la formación de las mujeres.
Griselda fue senadora de la L Legislatura (1976-1979) y gobernadora de Colima (1979-1985). Su lema fue: “Para progresar, educar”. Se convirtió en la primera gobernadora del país por parte del PRI; el presidente José López Portillo (1976-1982), muchas mujeres y una base muy amplia de universitarios y sus familias y de la sociedad colimense la respaldaron; quien no la apoyó fue la vieja guardia agrarista. Cuando tomó posesión como gobernadora, la estatua del rey Colimán amaneció con un mandil puesto; para algunos “se doblegaba la condición masculina”. Como gobernadora llevó a cabo diversas reformas legislativas (penales, educativas, sociales). Muchas de éstas para atender problemas de la infancia, de violencia intrafamiliar y de las mujeres.
Griselda apoyó un feminismo racional en el que las mujeres tomaran conciencia de su ser, estar y hacer, para que dejaran de considerarse objeto; sostuvo que las mujeres eran potencialmente iguales a los hombres, pero con menos oportunidades.
Desde muy joven, Griselda empezó a escribir; recurrió a diferentes géneros: ensayos, prosa, sonetos, memorias y artículos periodísticos. Publicó más de 18 obras, entre las que destacan sus trabajos de poesía erótica centrada en el cuerpo masculino. Por la belleza de sus sonetos, Salvador Novo la consideró la Sor Juana Inés de la Cruz del siglo xx. Murió en su casa de la Ciudad de México el 26 de marzo de 2009.
María Teresa Fernández Aceves
CIESAS-Occidente