La apuesta de la nación Qhara Qhara durante el golpe de Estado en Bolivia

Pedro Pachaguaya Yujra
Posgrado en Ciencias del Desarrollo Universidad Mayor de San Andrés cides/umsa, Bolivia.
e-mail: pachaguaya@hotmail.com


La nación indígena originaria Qhara Qhara se encuentra en el departamento de Chuquisaca, tiene una población aproximada de mil quinientos habitantes, la mayoría se dedican a la agricultura y pastoreo. Desde 2012 hasta la actualidad llevan adelante procesos jurídicos para acceder al saneamiento de sus territorios de manera comunal, sus demandas llegaron al Tribunal Constitucional Plurinacional, hasta el momento dicha demanda no se materializó.  Debido a que en su territorio existen comunidades organizadas en sindicatos campesinos que no desean tener un territorio comunal sino individual, es decir, hay una disputa entre indígenas originarios e indígenas campesinos, que al final son lo mismo. 

Las autoridades de la nación Qhara Qhara lograron conseguir jurisprudencias a favor para sanear su territorio de manera colectiva, sin embargo, las instituciones no pueden hacer cumplir estas disposiciones por la existencia de los sindicatos. Se dieron cuenta que “esas sentencias si no se cumplen son papel nomás”, y es lo que pasa en la justicia boliviana, cuando una comunidad o comunidades empiezan a “caminar en un proceso” terminan con jurisprudencias interesantes pero difíciles de cumplir.

Esto motivó que se sintieran desencantados con la forma en que el Movimientos Al Socialismo (mas) estaba conduciendo el Estado Plurinacional, en especial la parte normativa relacionada con los derechos indígenas. Según ellos, la burocracia jurídica  no respetaba las disposiciones indígenas y siempre éstas tenían que pasar por un tamiz jurídico individual. Las autoridades de esta nación consideraron que este problema, burocrático y de características coloniales, era originado debido a que Evo Morales ya no comulgaba con los principios indígenas y tampoco cumplía lo enunciado en la Constitución Política del Estado Plurinacional.

A principios del año 2019 alrededor de 50 familias de la nación Qhara Qhara decidieron marchar hacia La Paz demandando de manera inmediata el saneamiento colectivo de sus territorios, varios de nosotros ayudamos con víveres y algo de dinero.

La prensa cubrió esta marcha dando cierta cobertura. Asimismo, recibió el apoyo de muchos intelectuales de izquierda comunalista que veían la defensa de los ecosistemas indígenas y los territorios colectivos como demandas legítimas. Por ejemplo Silvia Rivera, el lado negativo de este apoyo fue invisibilizar las contradicciones existentes. Por ejemplo, la disputa entre indígenas originarios e indígenas campesinos, presentaban el conflicto de manera exclusiva entre los intereses del Estado y los intereses de los pueblos indígenas.

Días antes que llegara la marcha de los indígenas de la nación Qhara Qhara  a la ciudad de La Paz, los indígenas campesinos que querían saneamiento individual se presentaron en la sede de gobierno, llegaron seguramente en bus, venían ataviados con su ropa tradicional, solicitaron que se respetara sus decisión, aunque sólo un medio televisivo cubrió su demanda y sólo durante dos minutos. Ninguno de los intelectuales comunalistas tomó en cuenta sus demandas, todos los marcaron como  personas que querían aprovecharse del territorio Qhara Qhara, no eran los indígenas adecuados al imaginario de los intelectuales comunalistas y activistas.

Cuando los marchistas llegaron, no pudieron reunirse con Evo ni mucho menos, porque él también se percató del problema y sugirió que se cumpliera todo de acuerdo con lo que dijeran las mayorías y las mayorías eran los indígenas campesinos. Las autoridades de la nación Qhara Qhara al no conseguir resultados óptimos decidieron elevar su demanda a la Corte Interamericana Derechos Humanos (cidh).

Meses después, durante las movilizaciones que derrocaron al presidente Evo, la nación Qhara Qhara decidió aliarse a los golpistas y redactaron un manifiesto que fue leído en la plaza principal de la ciudad de Sucre. Señalaron que ellos eran los verdaderos indígenas y no los otros que eran disfrazados y apoyaban la dictadura de Evo Morales, señalaron que Evo no es indígena, parte del manifiesto señala:

Te hemos apoyado pensando que eras el elegido, pensamos eras aquel que entendía nuestras necesidades, nuestras penurias, teníamos la esperanza de ser una Bolivia diferente gobernado por uno de nosotros y con la identidad bien definida, Ahora te decimos con el pesar de nuestro corazón que lamentamos habernos equivocado porque creíamos que eras una persona de bien y diferente a los demás presidentes [….] Ahora te decimos señor presidente dónde te perdiste porque no vives dentro los preceptos ancestrales que dicen que debemos respetar el muyu (rotación del cargo) [….] Ahora tú eres el que no nos deja entrar a la plaza Murillo, como en los tiempos de la Colonia. Sólo has utilizado nuestra identidad. Deja de sembrar odio entre la gente del campo y la ciudad, deja de dividir a los pueblos, deja de enviar indígenas como carne de cañón para el respaldo de tus intereses, deja que vivamos con nuestra ley (Manifiesto de la Nación Qhara Qhara, 7 de noviembre 2019).

Días después Evo Morales renunció. Los pueblos indígenas y los sindicatos campesinos indígenas recién reaccionaron y se dispusieron a defender el proceso de cambio. Llegaron a la ciudad de La Paz decenas de comunidades que no aceptaban la renuncia de Evo pero  fueron dispersados los manifestantes con gas lacrimógeno, y en muchos lugares los golpistas movilizados, que decían defender la democracia, quemaron las sedes sociales de los campesinos y los automóviles que Evo había otorgado.

En poblaciones de Senkata y Ovejuyo del departamento de La Paz y Sacaba, del departamento de Cochabamba, el ejército reprimió a los manifestantes, inclusive asesinó a varios de ellos acusándolos de terrorismo y sedición, pues según el discurso fascista ponían en peligro la recuperación de la democracia que estuvo cautiva durante los 14 años que gobernó el mas.

Los integrantes de la intelectualidad izquierdista comunalista seguían defendiendo que no era un golpe, decían que era un levantamiento legítimo y no quisieron observar ni denunciar las violaciones a los derechos humanos, ni la violencia ejercida por los grupos fascistas, por el ejército y la policía aliada al gobierno de facto que se instauró. Inclusive se pelearon con la izquierda intelectual latinoamericana que denunciaba el golpe, los acusaron de colonialistas que no tenían derecho a hablar porque no conocían Bolivia. Un discurso muy reduccionista y que me hace sentir vergüenza ajena, por cierto.

Las violaciones a los derechos humanos ya no podían seguir ocultándose, en ese sentido llegó una comisión de la cidh y se instaló en una de las zonas más ricas de la ciudad de La Paz para recibir las denuncias (aunque también fue a las comunidades que sufrieron violencia), varios grupos fascistas fueron a la puerta e instalaron vigilias para que la gente no hiciera llegar sus quejas. Las autoridades de la nación Qhara Qhara, aprovechando esto, decidieron entregar su demanda de saneamiento colectivo.

Bajaron a las puertas del hotel vestidos con sus ropas y símbolos de autoridad, sin embargo, los grupos fascistas los identificaron como indígenas que apoyaron al MAS y empezaron las silbatinas y estuvieron a punto de suscitarse hechos de violencia contra ellos. Al final lograron ser recibidos por la comisión, imagino que se preguntó cómo la gente que en un momento los alabó por ser indígenas que apoyaron la causa fascista, ahora los marcaba como masistas que debían ser exterminados.

Actualmente el estado Plurinacional está siendo pulverizado, el canciller en cada una de sus intervenciones enfatiza la frase República de Bolivia. Todos estamos siendo gobernados por decretos, que es una característica de los gobiernos de facto, y no se parece en nada a lo que las autoridades de la nación Qhara Qhara deseaban, ser gobernados por sus leyes.

Fuente Foto: Presencia de los Tatarreyes en el cabildo realizado en la marcha de los Qhara Qhara (Foto tomada de la página de Facebook «Marcha Naciones Originarias y Pueblos Indígenas«).